La piel del contorno de los ojos es más fina que la del resto del rostro. Esto hace que, por una parte, envejezca antes con las temidas patas de gallo (arrugas y líneas de expresión).

Y, por otra parte, es en el contorno de los ojos donde aparecen los signos más evidentes de la falta de descanso: las ojeras y las bolsas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú